Buscar este blog

Cargando...

sábado, 4 de septiembre de 2010

Dos exposiciones

Invitadísimos a dos exposiciones de nuestro colaborador y compañero Augusto Jaramillo en las estaciones del metro de Itagüí y Suramericana. Esperamos sus comentarios en nuestro blog, que podrá ser como su libro de visitas...




En la estación Suramericana, la exposición Buenas nochesFotografías que son el resultado de registrar tiempos vividos, la relación con la naturaleza y con mi entorno. Que solo es posible lograr mediante el uso de la fotografía pues con ella se produce una memoria visual. Al ser posible retener el tiempo ella brinda el resultado de una historia instantánea. Es una relación con mi entorno cotidiano en las condiciones que la naturaleza disponga. Son  imágenes en las que la naturaleza brinda los temas y aporta todos los detalles para producirlas. Solo necesaria la paciencia y el estar dispuesto a observar para ser un espectador privilegiado.




En la estación Itagüí, la exposición Algunos instantes. Fotografías que son ambientes creados mediante el uso del tiempo y la luz de manera consciente, siempre acompañados de la estética, el tiempo y el espacio. Son instantes que se convierten en imágenes sin tiempo. Algunos espacios son creados solamente por la posibilidad que brinda la fotografía no solo de condensar el tiempo sino también de acumular la luz; la fotografía permite observar un resultado que de otra forma no se lograría. Por medio de la fotografía se capta la sutil intervención de la luz sobre los objetos y la superficies que por ella son develados. Son lugares que solo existen en el resultado que se expone, que sugieren su propio mundo que pertenece al ámbito de lo que de ellos se puede imaginar, que dependen de quien los observa y de su capacidad de imaginarlos.

martes, 24 de agosto de 2010

Domingo argentino en Madrid

Llegué un domingo de octubre en la mañana, luego de un viaje largo y agotador.
-¡Prohibido dormirse! ¡A tomar una ducha y nos vemos en una hora!- Fueron las palabras de un amigo que me llevó de paseo por el centro de Madrid.
Tras un asado argentino, nos detuvimos en alguna tienda a comprar dos cosas que no deberían faltarle nunca a cualquiera: un par de tenis y un saco de lana. Madrid ya estaba comenzando a tornarse fría. Era una tarde limpia, de cielo abierto y pálido sol. Un domingo lleno de gente en el centro de la ciudad. Familias buscando lugar en el Parque El Retiro, parejas y turistas que caminaban por los Jardines Reales.
Mientras caía la tarde, una pareja de inmigrantes argentinos convocaron a los transeúntes. Lo suyo es el tango, como era de esperarse. Vestidos para la ocasión, encendieron el reproductor y bailaron tres sensuales tangos para nosotros. No es extraño verlos bailar. Como en cualquier otra ciudad del mundo, los inmigrantes recurren a su herencia cultural para abrirse campo en un lugar distinto al propio. Es común ver grupos de bolivianos tocando música andina y comercializando sus grabaciones.
Caminar por el centro de Madrid significa presenciar miles de personas caminado y comprando, siempre comprando. Almacenes de rebajas o almacenes de marcas reconocidas y costosas, librerías, mercados chinos y … el Corte Inglés. Cualquier almacén es trinchera para un domingo aburrido. Nosotros, curiosos caminantes aprovechamos la tarde para caminar por Recoletos y la Castellana, leer y comprar libros en un bazar de usados en los que se nos anunciaban muchos “libros raros y curiosos”. Rematamos la tarde con un café.
La entrada a Europa está siempre ocupada por propios y extraños, todos ataviados de lentes para el sol, que hacen fila para entrar gratis al Prado o que se sientan a comerse unas “papas bravas” en la Plaza Mayor. Un vino o una cerveza les acompañan; a quienes caminan sin descanso una botella de agua los alienta, mientras llegan a su próxima parada en cualquier parte de la ciudad.
Madrid es siempre distinta a muchas otras ciudades españolas que mueren en domingo… Siempre fluye la gente, el dinero, el amor y la comida.
Alejandra Múnera Benthan.
tonderouge@gmail.com

jueves, 22 de julio de 2010

A mover la palabra

Como pensarán algunos, para qué un blog de "Entornos" si suficiente es con la revista impresa. Desde nuestro amplio equipo editorial podemos decirles: hay mucho, mucho que escribir, muchas fotos que ver y capturar, muchas ideas para divulgar que no caben en nuestra edición que parece alejada en el tiempo.
Pretendemos entonces agregar palabras a esos meses silenciosos de espera entre una revista y otra, queremos también ampliar nuestras inquietudes y hablar de otros temas, escribir diversas cosas.
Como saben, Entornos, la revista, ha sido publicada con el fin de hablar de patrimonio cultural, tema amplio y necesario en estos tiempos. Nuestro blog propone ir más allá de lo patrimonial e instalarse en el vasto territorio de lo cultural: atravesarnos por la imagen, las palabras cálidas y las opiniones sarcásticas, ser críticos y complacientes y escribir por el simple placer de hacerlo.

Somos abiertos, si nos preguntan. Si su interés es el de mostrar(se) su trabajo (palabras o imágenes), escríbanos. Tal vez podamos ayudarle. Como desde la playa de una isla desierta esperamos recibir muchas botellas con corcho, llenas de mensajes sin tiempo ni espacio, para leerlos y mostrarlos, sabiendo que quienes las enviaron lograron su cometido.

Sean bienvenidos todos, esperando desde esta orilla de la palabra, crecer y enriquecernos con cada entrada. Abrazos y saludos calurosos!